919-337-855 | 618-35-25-73 info@estetica-alhambra.com

En Estética Alhambra nos encanta cuidarnos y que te cuides con nosotros. Aquí te damos 6 consejos para paliar los efectos del paso del tiempo, mantener tu piel hidratada y darle luminosidad:

  1. LIMPIEZA

Es el primer paso y puede que el más importante, es  fundamental para obtener resultados en cualquier tipo de tratamiento facial y mantener una piel hidratada y luminosa. En definitiva, una piel sana.

Limpiar mañana y noche, incluso si no salimos de casa. Ya que sin una correcta higiene las glándulas sebáceas y sudoríparas emiten secreciones que taponan los poros, juntándose con los restos acumulados durante el día, por ello es imprescindible aunque no nos maquillemos limpiarnos la piel siempre. Al despertarnos limpiamos y aplicamos nuestros cosméticos habituales.

Es fundamental limpiar el rostro tanto por la mañana como por la noche con un gel o crema específica dependiendo del tipo de piel.

2. TÓNICO

Este producto se encarga de reequilibrar el pH natural de la piel y favorece su regeneración.

3. EXFOLIANTE

El exfoliante es importante para ayudarnos a deshacernos de la piel muerta. Si tenemos un cutis seco o sensible lo ideal es hacerlo una vez por semana, frecuencia que puede aumentarse a dos ocasiones en caso de piel grasa.

4. CONTORNO DE OJOS

Se trata de una de las zonas más delicadas del rostro debido a lo fina que es la piel en esta parte. Por este motivo, hay que dedicarle unos minutos todos los días aplicando el contorno de cuidado específico, ya sea para arrugas, ojeras o bolsas.

5. SÉRUM

El serum suele aplicarse previamente a la crema. La cantidad de principios activos concentrados hacen que su aporte de vitaminas, minerales y oligoelementos sean básicos para el cutis.

6. CREMA HIDRATANTE

Durante el día el cuidado de la piel ha de ser más ligero, con lo cual es recomendable el uso de cremas hidratantes ligeras y utilizar protector solar para evitar el fotoenvejecimiento y manchitas en la piel. En la noche el producto a utilizar puede ser más nutritivo, reafirmante o antiedad para fomentar el proceso de regeneración celular.